"El primer año del resto de nuestras vidas"


Siempre pensamos que al terminar el secundario, comienza nuestra vida como adultos, cuando en realidad seguimos siendo todavía casi niños, con expectativas, sueños, y energías a flor de piel. Poco sabemos que nos depara el destino, hasta que cruzamos ese puente,por el cual transitamos de la adolescencia a la adultez. Cuando eso sucede, creemos que por fin somos “libres”, pero de repente nos encontramos con un millar de responsabilidades que antes no poseíamos.
Y descubrimos que la vida no es una línea recta,sino más bien espiralada.Nuestros caminos se ramifican como las ramas de un árbol,acumulamos experiencias, cambiamos de zapatos, de vestimenta,la forma de pensar y sentir. Empezamos a vivir: “El primer año del resto de nuestras vidas”, que incluye el trabajo, la flia, los amigos, y todo lo que forma parte de la vida adulta.
No por ello, dejamos de ser libres realmente, el motor de nuestra vida, está en los sueños, y proyectos a los cuales aspiramos. Aquella rebelde creatividad adolescente, no perece, si la dejamos seguir floreciendo dentro de nosotros.

Anuncios