"Filosofía Barata" y…esa caja no tan boba llamada TV

En la televisión actual, se asoman distintas categorías tales como: ficción, cultura, información,y popularismo. Esta última, es el más expandida en la pantalla, se basa en poner sobre relieve,programas que exponen cualquier suceso o hecho “televisivo”, sin importa que si es ético o no, que provoque una reacción “favorable” en el público,tal que éste lo consuma, y de esta forma se acrecienten los niveles de audiencia.
La tele, así la denominamos, no se basa en ninguna moral o ética posible. Es básicamente entretenimiento e información. Esas son las funciones, que nosotros le adjudicamos a esta “caja boba”,que no nos alimenta, ni educa.
Nos informamos a través de los noticieros, que temprano a la mañana, nos advierte con qué nos vamos a encontrar al salir a la calle, al brindarnos una panorama actual, político, social y cultural del mundo.
Cierto es, nos guste o no la televisión actual, que existe un término que resume todo nuestro accionar sobre ella, que es “zapping”. Tenemos la posibilidad de elegir que queremos ver, existen programas que tal vez, no están en los canales más populares, sin embargo,brindan notas de interés, educativas,y muestran otras realidades.
Pero, no debemos confundirnos, la educación atraviesa otros ejes más importantes, como la flia y la escuela, es allí donde hay que buscarla verdaderamente.
Alegar que la TV, debe educar, estaríamos cometiendo un error, por lo dicho anteriormente, y porque no es su responsabilidad.
Los programas de ficción o entretenimiento populares, tienen como finalidad precisamente entretener, alejarnos por una o más horas, de la realidad que nos rodea. Necesitamos desenchufarnos de nuestros problemas cotidianos, para continuar con nuestra rutina al día siguiente.
Si lo pensamos desde otra perspectiva más amplia, podemos quitarle la culpabilidad de la falta de diálogo en el ámbito familiar, a la televisión.
Muchas veces, en el seno familiar, nos encontramos reflexionando sobre temas actuales que surgen de la “pantalla chica”.La buena comunicación, el respeto, los valores, parten de nosotros, somos transmisores y emisarios de los mismos.
Esa “caja” que no es tan boba, si la sabemos utilizar para el fin que se ha destinado, es solo eso, “filosofía barata”.Creo que los televidentes, sobrepasamos ese concepto, como seres pensantes, que tenemos la capacidad de elegir.
No tratamos aquí de colocar bajo la lupa la televisión o enjuiciarla, porque esta ocupa un lugar importante en nuestras vidas, el tema es tener en claro cuál es el mismo.
Anuncios