"La ley del deseo"

No siempre llegamos a las metas que nos propusimos, sin embargo eso no debe ser motivo para angustiarnos.
Siempre uno habla de valorar lo que se tiene, pero el ser humano no está satisfecho por naturaleza. Su deseo nunca se colma,si anhelamos tener un empleo, cuando finalmente lo obtenemos, queremos cambiarlo por uno mejor. Si terminamos una carrera, queremos perfeccionarnos en ella, y seguramente querremos ser los mejores en nuestra profesión.
Un día el hombre, deseo alcanzar la luna, hasta que llegó a ella, entonces quiso conquistar todos los astros del universo. Es así, como nuestra zanahoria se corre de lugar continuamente.
Cuando alcanzamos aquello que deseamos, en puerta siempre se asoma otro objeto para alimentar o motorizar nuestro deseo.Cierto es, que nunca lo vamos a colmar.
Pero, debemos aprender a conformarnos en la vida, con nuestros logros, desaciertos, y tesoros de los que disponemos. No es fácil, tampoco imposible.
Es cuestión de ir paso a paso, escalón por escalón.
Pareciera casi una la ley del deseo, el hecho de que siempre, el lugar de su objeto de satisfacción permanece vacío.
Anuncios