¿Mejor solo que mal acompañado?

Alguien dijo que la soledad es sabia si se elige, pero si no es así puede ser una mala consejera y compañía para nosotros.
Somos seres sociales, nos gusta vivir dentro de una sociedad, sentirnos parte de un grupo humano, compartir momentos con personas que son significativas para nosotros.
Sin embargo, a veces nos podemos sentir solos aun acompañados por más de un millón de personas. Esto se debe a que existe una diferencia entre el sentimiento de la misma y la soledad “física”, por denominarla de alguna forma.
En ciertas circunstancias, tememos que se asome por nuestra puerta, pero en otras, la invitamos abiertamente.Lo hacemos con el objeto, de encontrarnos con nosotros mismos a solas, o para reflexionar y ordenar nuestros pensamientos.
La verdad es, que siempre esperamos una respuesta del otro, ya sea su amor o indiferencia. Siempre necesitamos, aunque a veces nos cueste admitirlo, su reconocimiento.
Abrazamos la soledad por momentos, pero, sabemos que en el fondo,deseamos aquella mirada externa que nos acompañé o no?
Anuncios