El tráfico de ideas

A veces basta con una sola idea, para que a la par se originen otras, y estas conformen un proyecto. Tal vez, esa primera idea era pequeña y fue creciendo, en la medida que adquirió forma.
Así nos embarcamos en nuestra barca llena de motivaciones, y zarpamos sin una brújula que nos dé una señal certera, hacia donde nos dirigimos. Pero, en el camino aparecen a la distancia, distintos horizontes. Entre los cuales, debemos sabiamente elegir alguno, para definir nuestro rumbo.
De eso se tratan los pequeños y grandes emprendimientos.Al navegar por este espacio, encontramos varios de ellos, con sus diferentes metas,y los vemos crecer en el tiempo.
Dentro de estos, aparecen “plumas silenciosas”, que nos trasladan a otros mundos a través de la imaginación y nos regalan relatos maravillosos.
Hoy quiero dedicar la página de mi diario, a todos aquellos escritores y poetas del alma, que tímidamente escriben sus letras, esperando que estas sean descubiertas, y que alguien se emocione o se inspire con ellas.
Hago extensiva mi dedicación a los emprendedores, en especial a esas “Chicas Emprendedoras”,
que a través de la pluma de Paola Diaz, conocemos sus historias, sus deseos y aspiraciones.Ilustración :My lightbulb By Windcharmer
Anuncios

2 pensamientos en “El tráfico de ideas

Los comentarios están cerrados.