Asalto a la identidad

Nuestra identidad, se puede decir que comienza con: me llamo.., vivo.., nací y crecí en…, soy hija, hermana, sobrina, nieta, esposa de…, mis ojos son de color…me gusta…escucho a…tengo 20 y tantos lunares.., soy del signo de…
Siempre, hay algo que nos relaciona o nos identifica con el otro, pero a la vez existe aquello que nos diferencia de los demás, que nos permite ser únicos. Esa es nuestra verdadera identidad, eso que nos hace diferentes.
Nacemos con determinados rasgos, dentro de una cultura en particular, con sus costumbres, y mitos.
Siempre hablamos de apreciarnos tal cual somos, esto incluye aceptar nuestro legado.
Hoy por hoy, las personas a veces, se sienten inconformes consigo mismas, y tratan de cambiar. Tal vez, todo comience con un cambio de color del cabello, pero no termina allí, “el mandato social” de la eterna juventud, prima más que nuestra razón o conciencia. Queremos determinada nariz, ojos, boca,cuerpo y que las delgadas arrugas portadoras de experiencias, desaparezcan. Cuando terminamos el proceso, adivinen qué sucede?, obviamente el espejo ya no reconoce ni siquiera nuestro rostro.
Pensemos que si nacimos con ciertos rasgos es por algo en particular, si tenemos ojos grandes, tal vez para ver la vida en toda su plenitud, u ojos pequeños para captar los detalles esenciales, nuestras cejas acompañan la mirada, las arrugas alrededor de ellos, indican que hemos sido felices cada vez que se nos escapó una sonrisa. La nariz es parte significativa de la cara, es casi un sello de la imagen completa de nuestro rostro.
Querer cambiarlo, es casi como un asalto a nuestra identidad.

Ilustración: Faceless Composition By Larafairie

Anuncios

2 pensamientos en “Asalto a la identidad

  1. Susana Vera-Cruz

    Querida Silvia, tienes mucha razòn en lo que expresas.Creo que como dices,constantemente no estamos a gusto en o somos, màs que nada en la parte fìsica.Siempre he considerado que si tenemos una determinada apariencia es por algo.Si Dios nos hizo con pelo oscuro, ojos marrones, labios delgados, etc. es porque en definitiva todo es armònico y nos va.Y justamente “cambiarnos”, ya no es ser nosotras mismas.Tal vez, masajes, gimnasia , terapaias naturales o algùn arreglito a algo que ha bajado con los años, pero de ahì a hacerse de nuevo, jamàs!!!Creo que va todo es saberse querer y ser feliz por como somos y por lo que tenemos.Nuestra felicidad interna, no pasa por un bisturì, sino por lo que somos , por lo que entregamos y por como agradecemos a la vida todo lo que nos ha dado.Me gustò muchìsimo tu post SilvitaUn beso grandoteAgualuna

Los comentarios están cerrados.