Los caminos hacia "la cultura de la pobreza"

Para poder transitar de una situación desfavorable a otra más óptima,ya sea en el terreno laboral o social, algo debe cambiar. Tal vez un cambio de actitud, facilita que nuevas puertas se abran ante nuestros ojos. Pero, a veces con ello solo no basta. La educación es una de las vías, mediante las cuales un individuo puede acceder: a la formación de un pensamiento crítico, a la información, a ingresar al sistema laboral, a participar dentro de la sociedad, a la libertad de expresarse y decidir. Cuando los accesos a la educación, se restringen,o se la trata de categorizar y limitar, ciertos sectores de la población quedan al margen. Contar con saberes universales, sociales, culturales,y conceptuales, nos brinda la capacidad de elegir, opinar,y hacer valer nuestros derechos. La ignorancia nos deja a oscuras, forzándonos a ser esclavos de nuestras propias limitaciones, coartando la libertad individual y generando tensiones,como así también, la inmovilidad o falta de apertura dentro del sistema social. La respuesta ante esta marginación,como un modo de vida, es una subcultura o “cultura de la pobreza” (denominada así, dentro del campo de la antropología). La educación es un derecho que tiene todo individuo,por lo tanto, no debe convertirse en un privilegio de algunos pocos. No se puede cortar las alas, a quienes desean una evolución en sus vidas.
Ilustración: Derecho a Educación By Yonosoytu
Anuncios