Inolvidable

En algún momento de nuestras vidas, no hemos negado a sacarnos una foto, porque no nos sentíamos “preparados”, falta de peinado y maquillaje, tal vez? =) Bueno, no siempre nos vemos bien frente al espejo, suele suceder que hay días que nos queremos un poquito más y otro menos. Pero, nuestro fastidio por la cámara fotográfica, tiene nombre y apellido, y se denomina: “foto carnet”, si hay algo preocupante, es el hecho que para algún trámite nos soliciten, una foto de ese tipo. Cuando te encuentras a mitad de camino, acomodándote en el asiento, para que te saquen la foto, te dice el fotógrafo: listo! Y..ahí está..tu imagen plasmada en esa minúscula foto de 4×4. Sin embargo, no todo es gris en el terreno de la fotografía. Una imagen, suele transmitir más que mil palabras. La intrépida pequeña cámara, capta momentos importantes e inolvidables de nuestras vidas, que permanecen congelados en el recuerdo, a través de una fotografía. Esta última,nos habla de cada lugar, o personaje que conocimos en el camino. El tiempo parece detenerse en la imagen. Y en ocasiones, el lente da la impresión de dibujar nuestra alma. Pero, no llevamos una cámara todo el tiempo en el bolsillo. Hay ciertas imágenes e instantes, que escapan del lente, y quisiéramos hacerlos perdurar. Para ello, tenemos el cofre mágico de nuestra memoria, quizás esta guarde, las imágenes, aromas y sabores más inolvidables, que ninguna fotografía podría reproducir.
Ilustración: Photohead By Cabin Pressure
Anuncios