Libar la vida

Nos desperezamos ante la vida,
con la llegada del amanecer,
abriendo los ojos al mundo
como la primera vez.
Todo nos resulta desconocido,
el aroma de los jazmines,
el sonido del viento acorralando
a esa vieja ventana.
El cielo parece haber tomado
de un sorbo el color del mar,
fundiéndose en un solo rostro,
y acogiendo en su centro
una extraña luna envuelta en llamas.
Camino,y mis pies se sumergen en montón
de minúsculas rocas hirviendo,
algunos la llaman arena, no lo sé.
A lo lejos, el agua
es un cristal maleable
y con un tinte rebelde.
Intento verlo todo de nuevo,
cual ángel caído,
que recién posa sus alas
en este mundo.
Pero, no podemos libar la vida
por segunda vez,
como las abejas
al néctar de las flores.

Ilustración:Redemption By Zemotion

Anuncios