L’enfant de notre âme

A veces creo que nunca dejamos de ser niños del todo, hay cosas de nuestra infancia que todavía nos agradan.
Como los peluches, el dulce leche, y si tenemos una cuchara grandota al lado, mejor.
Abrir las galletitas dobles y comer el relleno de adentro. En la gama de los dulces, se encuentran también, los chupetines, el alfajor de chocolate triple capa…etc.
Leer los cuentos de María Elena Walsh, creo que los disfrute más de grande,me encanta su forma de comunicarse con los niños.

Jugar al tuti fruti o las tres lineas para matar el aburrimiento.
Hacer trompa, si, a esta altura todavía existe el Sr.Trompa, pero solo de mentirita =)

Cuando nos calzamos los zapatos de adulto, pensamos que tenemos que ser solamente serios y responsables, algo que en parte somos. Pero, es lindo de vez en cuando, sentarnos a hablar con ese niño que habita aun en nuestro interior.

Ilustración: A Conversation By JeanFrancois

Anuncios