Al revés del derecho:

La Salud del Porvenir
En un extremo encontramos, a quienes deciden clausurar su deseo, frente la satisfacción de incorporar aquello que se les presenta como asequible. En otro, están quienes deben anular, a la fuerza, su deseo ante la ausencia de una satisfacción inmediata o nula.
Alimentarse sanamente o simplemente alimentarse, tiene para muchos un alto costo.Vivimos en una sociedad llena de contradicciones. Subsisten en ella, dos problemas sociales y paradójicos en su esencia. Por un lado, el culto a la delgadez extrema, propiciado por la publicidad invasiva y la industria de la moda, que incentiva a los fantasmas de la bulimia y anorexia, que deambulan en un mercado sin control y con leyes “difusas”.

Por otro, se encuentra su contracara, “la desnutrición crónica” un vocablo que deberíamos poder desterrar. Nuestro cuerpo necesita nutrientes necesarios para crecer y tener un desarrollo físico y mental saludable. Cuando ello no sucede, el crecimiento de un niño se detiene, al igual que su intelecto, y su esperanza de vida se reduce.

El remedio no se halla detrás de “cajas de alimentos”, o donaciones, destinadas a sectores donde la desnutrición, es moneda corriente. Es necesario soluciones sustentables, como la generación de fuentes de trabajo, que posibiliten un cambio de vida.

Este es el revés de un derecho, el de la salud, que junto a la educación, permanecen en penumbras para ciertas zonas de nuestra población.
“Todo niño tiene derecho a crecer, a desarrollarse en buena salud y a recibir educación”.

Una alimentación deficiente, impide de forma irreversible, la evolución de la capacidad intelectual, emocional y social. En este escenario, no es posible ningún aprendizaje.
Los niños son el futuro, desprotegerlos es descuidar la salud de nuestro porvenir.

Ilustración: Soul Gaze By Harivode

Anuncios

2 pensamientos en “Al revés del derecho:

  1. MATAJAZZ

    Según últimas estadísticas se ha igualado la cantidad de personas en el mundo con problemas de sobre peso y personas con problemas por desnutrición.Un mundo realmente decadente el nuestro.

Los comentarios están cerrados.