El mundo de las letras impresas

En tiempos lejanos, la escritura aparecía como un “privilegio” de algunos pocos. Hoy las letras invaden las pantallas digitales, y ellas se han convertido en nuestras voceras. En este espacio siempre he defendido a las “plumas silenciosas”, es decir, a los pequeños y grandes escritores anónimos que bucean por la inmensidad de la red. Hace unos días atrás leí un artículo periodístico, que me llamó la atención por el tono despectivo con el cual se dirigía a los “autores anónimos”, y a las editoriales que acogen a los mismos. No es mi intención transcribir dicho artículo, sino tal vez transmitir la importancia de ver impresas nuestras “pequeñas obras”. La emoción de visualizar en un libro, aquellos versos que salieran de una mezcla de sentimientos y sensaciones brotadas del alma, es algo maravilloso. Es indescriptible lo que uno siente, cuando nuestra pluma atraviesa la pantalla para mudarse al mundo de las letras impresas. Todos tenemos derecho a entrar a ese espacio tan particular. Los accesos a la cultura no deben ser obstaculizados, porque se pone en juego la libertad de expresión. Además, se veda la posibilidad de crear, soñar, y transmitir emociones a través de la narración o la poesía.Ilustración:January by kuschelirmel
Anuncios