Madrugada

Las luces se van apagando, al menos en este lugar del planeta.
Pero nuestra mente sigue atenta, procesando los apuntes del día, y revisando la agenda de mañana.
La taza de café nos seduce a quedarnos un ratito más, aunque sea para soñar despiertos. Mientras que el silencio, lentamente, se va adueñando de la habitación.
Solo quedamos la madrugada y yo, en esta noche, en la cual la Primavera se anticipó a visitarnos.Ilustración: Cafe Mon Amour by Valexina

Anuncios