Rescate a la inocencia

Fue en ese instante, cuando el reflejo de mis ojos, me dejo ver a la niña escondida detrás del atuendo mujer, sentada en su barco de papel, esperando a su ángel guardián.

Similar a una rosa, que al deshojarse podemos ver su interior, buceando en el centro de nuestro alma, encontramos la inocencia, la pureza , y la ternura, de aquél niño que fuimos.
En un mundo plagado de violencia, rescatar esos tesoros perdidos, parece toda una osadía.

Ilustración: Untitled Number 33 by Toinjoints

Anuncios