"I robot"

Hoy en día, existen muchos saberes pero poca sabiduría. La compilación de saberes no implica conocimiento. La sabiduría es saber aplicar nuestro conocimiento al mundo que nos rodea.

La educación enmarcada dentro del cuerpo de la tecnología, sin una arista cargada de valores humanos, se convierte en una educación “autista”.

Tal vez podamos confundirnos, y creer que una enseñanza con una mirada absolutista sobre la informática, las redes sociales y la tecnología, es un paso en la escala evolutiva, con vista a un futuro mejor.
Pero, la precariedad de valores, de principios, y el vacío de metas en la juventud, nos hace pensar en una educación más integradora.
No debemos tener una sola mirada sobre el saber sino una conjunción de ellas.
Mejorar nuestra sociedad, implica algo más que una acumulación de saberes.
Es cambiar el concepto del éxito circunscrito meramente a lo superficial, y banal, por la idea de que el esfuerzo, la voluntad y la perseverancia en el logro de objetivos, nos conducen a un enriquecimiento y a una valoración de nosotros mismos como personas integras.
La instauración de la violencia en nuestra comunidad, en todas sus dimensiones, es un motivo más que valedero, para pensar en educar a las generaciones futuras, en la práctica de valores tales como: el respeto por los derechos del otro, la solidaridad y la tolerancia.
Es la diferencia entre humanizar o “robotizar” la enseñanza.

Ilustración: Hope by justinblackphotos

Anuncios

2 pensamientos en “"I robot"

  1. sortilejio

    A mi me impacta ese estado vegetativo en que desarrolla la juventud. Probablemente, aquí es donde juega su rol la educación. Pero se pone complicado cuando, aunque pensemos como grandes humanistas, dejamos pasar las oportunidades de hacer algo por ello.
    No comparto muchas cosas con Habermas, pero le doy la razón cuando dice que teoría y práctica están, actualmente, escindidos.
    A lo mejor podemos trabajar ello, que, me parece, se llama hipocresía: pensemonos como “personas integras”.
    A lo mejor este es el espacio en que estamos empezando a hacer algo, la primer práctica de lo que estamos pensando.
    Les deseo la mejor de las suertes en ello.

Los comentarios están cerrados.