Subsidiar la infancia

He leído comentarios opuestos, y sin sentido, en el relación al subsidio que brinda el Estado a la niñez.
Desde frases, como: “hay que invertir ese dinero en universidades y escuelas”, “a los pobres les agrada ser pobres”
Condenar la pobreza, es un signo de ignorancia y un claro rechazo a ver una cruda realidad
Nadie es feliz sabiendo que no “vive”, sino “sobrevive” todos los días, que no le puede brindar un futuro mejor a sus hijos, que debe luchar contra el desempleo, y que ha quedado fuera de un “sistema macabro”.
Subsidiar no conduce a remediar,sin embargo, es una ayuda para quienes no cuentan con recursos económicos para llevar adelante un hogar con hijos.
Pero no es la solución a la pobreza, ni a la desigualdad social.
Desgraciadamente existen personas, que desde su desconocimiento y prejuicio, tildan al pobre, con estigmas como “vago”, “desagradecido”, “aprovechador”…etc
Estos rótulos lo único que logran, es sumergir a la persona de bajos recursos en la marginación absoluta.
Sin saber que la mayoría de los individuos pertenecientes a sectores indigentes, reclaman por un trabajo digno, antes que por un plan de bienestar social.
Si bien, es cierto que se debe invertir en la educación, también es justificable hacerlo en favor de los que menos tienen.
Además, la educación es un derecho humano, y no el privilegio de unos pocos.
La generación de fuentes de empleo, es quizás el puntapié inicial que nos falta, para que haya movilidad social, e igualdad de oportunidades.
Tal vez, esa sea la mejor manera de subsidiar la infancia de quienes se encuentran más desprotegidos. Es salvarlos del abandono social, y permitirles el acceso a los bienes culturales, a la información y a una formación.Ilustración: Karen Hill Tribe 1 By SimonLarbalestier

Anuncios

4 pensamientos en “Subsidiar la infancia

  1. Santiago

    Quizás esto ocurra en otro gobierno.
    El subsidio es necesario pero aplicado de una manera que mantiene al pobre en esa condición. No lo ayuda a salir.
    Claro que son necesarios mas puestos de trabajo. Pero Silvia, si lees los diarios o miras la tele, con una mano en el corazón, si tuvieras dinero invertirias en el pais del reves? Enotnces falta trabajo y el pobre sigue pobre y dependiendo de la dádiva y rehen de un regimen clientelista.
    Volviendo al tema central, vos planteas la cuestion educativa como principal necesidad y concuerdo ampliamente. Pero volvemos a las “políticas” aplicadas. Las becas no se otorgan en función del rendimiento académico fruto del esfuerzo del niño y su familia. Se otorgan a condición que “permanezcan” en el sistema, sin importar en qué condiciones lo hace. Y el pobre sigue siendo pobre e intelectualmente poco desarrollado.
    Entonces, un tipo falto de educación y dependiente de la dádiva se transforma en un VOTO “maleable” que se perpetua y perpetua estas formas de gobierno.
    Me duele describir esta situación pero no deja de ser parte de la realidad.
    Felicitaciones por la entrada.

    @delestero

  2. sortilejio

    Totalmente de acuerdo.
    La pobreza es responsabilidad que corresponde a todos como ciudadanos, como parte de un mismo Estado y de una misma Patria.
    La marginación, en cambio, es responsabilidad de los que no son pobres.

  3. Silvia Galíndez

    Hola sortilejio, bienvenido nuevamente…

    Comparto que la marginación, es de aquellos que precisamente por no saber de carencias,ignoran el sufrimiento del otro.

    Saludos, gracias por tu comentario

    Sil

Los comentarios están cerrados.