Sobre egos oxidados

Este ego oxidado, que se pule a la sombra con tibias caricias.
Este ego oxidado, engrapado de
fantasmas de viejas guerras.
Este ego oxidado, que se peina
de orgullo, cuando agonizan
los reclamos, y la culpa se hace muda.
Este ego oxidado, que se viste de rey,
en los días festivos, cuando el espejo
hace alarde de su belleza obligada.
Este ego oxidado, de tantas disculpas,
añora sus tiempos de glorias lustrosas,
y cabalgatas honrosas.

Ilustración:Moon By *Mon-artifice

Anuncios