Te propongo un juego

Cuando apenas dábamos nuestros primeros pasos por este mundo, ya soñábamos con ser grandes calzándonos los zapatos de otros adultos.Inventábamos de esa forma, un mundo donde no existían “las nanas”, las tristezas, los desencantos, donde todo era mágico, y a la vez cambiante. Porque a partir del juego,podíamos transformar esa realidad externa no tan perfecta.Así descargábamos las angustias,y teníamos la posibilidad de repetir aquellas vivencias no tan placenteras vividas de forma pasiva, siendo esta vez actores activos.

Pero, al llegar a la adultez, nos olvidamos de jugar, y es mediante el juego, a partir del cual podemos volver a encontrarnos con ese niño. Para poder exteriorizar nuestros temores, y todo lo que conlleva el stress de la vida cotidiana.
Necesitamos volver a reírnos de nosotros mismos,tal vez de pequeñas cosas..Componer personajes, inventar historias, dibujar monigotes…Como cuando eramos niños.
Todos en algún momento, debemos dejar el traje de adulto plagado de obligaciones, para disfrazarnos de chico y jugar un ratito =)
Ilustración:Making Friends By Oilcorner
Anuncios