Todo está escrito en nuestra memoria

Cuando no existían los medios tecnológicos de comunicación actuales, la tradición y la cultura de los pueblos se transmitían de forma oral. De igual manera llegaban a nuestros oídos siendo muy pequeños. Al crecer, los libros se convertirían en el medio a través del cual podíamos acceder al patrimonio cultural. Ellos nos permiten: crear, imaginar, pensar, y formar nuevas ideas, a partir del legado que otros dejaron impresos dentro de sus hojas. Es por esto que debemos protegerlos para que nunca desaparezcan, y no nos tengamos que convertir en “personas-libros”.

Ilustración: Recuperación del Patrimonio Oral Español

In Memoriam a Ray Bradbury

Anuncios