Ese universo sin reglas

Bueno-veces-depende-colores-pintado_CLAIMA20121214_0055_14
Cuantos “mamarrachos” habremos hechos cuando eramos muy pequeños, y veíamos el mundo con esos ojitos plagados de inocencia,  fantasía, magia e imaginación. Si no había papel no importaba, el piso, la pared, eran lugares para hacer monigotes, rayones y todo tipo de “arte”. Me acuerdo del placer de dibujar en aquél entonces, de esa libertad que nos posibilitaba  simplemente un lápiz y un papel. La misma que hace posible que todos niños puedan expresar su mundo, ese universo infantil maravilloso. Recuerdo aquellas tardes, a la hora de la merienda, cuando con uno de mis hermanos, siendo muy chiquititos, nos sentábamos alrededor de la mesa de la cocina, y colocábamos sobre ella: cuadernos, marcadores, crayones y lapices de colores, para hacer lo que más nos gustaba: dibujar.
Hoy quiero a hablarles precisamente de ello, del “Mamarracho”, así se titula el libro escrito por el dibujante Liniers y su esposa dirigido a los niños. Donde las reglas se dejan de lado, para dar espacio a esa libertad propia de las creaciones infantiles. Por ejemplo, el hecho de pintar fuera de la línea, como dice Liniers en una nota de la Revista Ñ, es algo sumamente divertido para los chicos. Como así también pintar el cielo del color que más les guste. Me parece una propuesta interesante para los más pequeños. Debido a que partir del ingreso a la escolaridad esta libertad para expresarse y crear  a veces se va reduciendo paulatinamente.
Como adultos reservemos siempre un lugarcito, “nuestro espacio” para la invención, para todavía romper con esas “reglas”, para crear, soñar, asombrarnos y conectarnos con ese niño que guardamos todos en nuestro corazón. Y llenar el mundo de hermosos “mamarrachos” :)

Anuncios