“Dead Poets Society”

Existen determinados “rumores” acerca de ciertas reformas en los programas curriculares pertenecientes a las escuelas medias, más precisamente en las que respectan a la Ciudad Autónoma de Bs As. Dentro de esos dichos, se hace referencia a la eliminación de materias como: física, biología,  informática, geografía, historia, filosofía, psicología y formación ética y ciudadana.
Lo primero que surge por nuestra mente, es la idea de que hay una intención acentuada, reiterada y casi histórica de parte de quienes nos gobiernan, de dejar que “el pueblo” siga permaneciendo bajo las sombras de la ignorancia.
El conocimiento nos ilumina, y atraviesa. A partir de él podemos adquirir un pensamiento crítico de la realidad que nos rodea. Y esta se encuentra precisamente impregnada de todas estas disciplinas como: la física, la química, la psicología, la filosofía…etc..Así, la historia nos permite, como ya mencionamos en alguna oportunidad, resignificar el presente y proyectar el futuro. Tal vez esto no sea viable para quienes deben representarnos, ya que si ojeamos en este maravilloso túnel del tiempo, todo proyecto educativo siempre estuvo ligado a un proyecto de país. Más aún, en la vida cotidiana, y nuestro cuerpo es fiel testigo, está colmada tanto de procesos físicos como químicos. La psicología, por su parte, atañe a todos nuestros procesos mentales, por ende,  su aprehensión conlleva al autoconocimiento y a una lectura más concisa del entorno social,  que permite mejorar las relaciones interpersonales.

La educación es uno de los pilares de la sociedad y hoy por hoy lamentablemente es una de las áreas más deficientes y vulnerables junto con la salud. Por ello debemos focalizarnos en mejorarla y no en terminar de devastarla con semejantes recortes en los planes de estudio. Más sabiendo que el nivel medio, en particular, desde hace tiempo debe modificar su calidad educativa, porque es precisamente el puente para que los estudiantes puedan continuar sus estudios ya sea en el nivel terciario o universitario. Los resultados de la toma de decisiones apresuradas, intencionadas y caprichosas sobre el corazón de lo que debe ser una buena educación, tienen asilo en el fracaso educativo.
El futuro y el progreso van de la mano de una enseñanza integradora, equitativa, y capaz de brindar a cada individuo en particular las herramientas necesarias para que pueda desarrollarse plenamente. De lo contrario, ya no tendremos: pensadores, filósofos, soñadores, idealistas o críticos. Seremos una “sociedad de poetas muertos”.

Anuncios