Imperfect

En una noche fría, leyendo otras historias, empecé a hilar una serie de pensamientos que dieron lugar a esta teoría particular :)
Dicen que el mundo es devorado por “los exitosos”, aquellos que tienen las palabras perfectas, quienes se visten para la ocasión y caen en el lugar y a la “hora señalada”. Pero el mundo no está lleno de esos “personajes”, más bien de nosotros: “Los imperfectos” .Y somos muchos en el gremio.
A ver cómo describirnos. Lo haré mediante algunos hechos concretos, que denotan nuestra extraña imperfección. La clase de personas que nunca se le va a abrir un paragüas de una, siempre habrá varios intentos frustrados en un día de lluvia. Pero no desesperar, una vez que llegamos a casa la lluvia cesa, por lo general cuando ya nos hemos bañado anticipadamente.
A “los imperfectos” nos gustaría un mundo perfecto, ese que llevamos en nuestra cabecita como una postal viviente todo el tiempo. No creemos en la vida en blanco y negro, sino en una llena de matices. Y a diferencia de nuestros opuestos, no caemos en el lugar justo y el momento indicado, sino unas horas más tarde.
Como seres imperfectos, nos quejamos de las injusticias, no nos gustan las “normas” que encierran contradicciones. Nosotros tenemos nuestro propio manual, lleno de puntitos de marcador rojo, de frases coloridas con resaltadores, y dibujitos en el margen. Porque creemos que la vida no se escribe en renglones parejos y prolijos. Ni es lineal, sino más bien espiralada.
No creemos en los disfraces, en las etiquetas, y en los esteriotipos. Apoyamos el lema: “Sé tu mismo”. Claro, después hay que abstenerse a las consecuencias. Porque no siempre los del otro gremio nos ven de igual a igual, para ellos habrá que disimular algunas imperfecciones.
No somos de agruparnos, andamos cada cual por su lado, porque sabemos que si lo hiciéramos haríamos mucho pero mucho ruido. Y…no queremos que los del otro bando se enojen, a fin de cuenta todos vivimos bajo el mismo techo. Eso sí, cuando nos enamoramos lo hacemos de otro ser imperfecto, y ahí somos parte de nuestra única perfección: el amor, que nos hace perfectos. Pero es una extraña y mágica ilusión y solamente les pasa…a “los imperfectos” ;)

Anuncios