“Days of Thunder”

Se puede salir de los lugares más inhóspitos, de los recovecos más oscuros, pero primero debes poder transitarlos, porque aunque desees correr y gritar con todas tus fuerzas, los fantasmas te atrapan. El dolor siempre te alcanza y te abraza con sus gruesas mantas. Y con el transcurrir del tiempo, el alma se hace pesada, se corporiza en el mismo cuerpo, tanto que duele llevarla. Y mides a la gente en base del termómetro del dolor, sobre la teoría que en plena tormenta, aprendes quién es quién, y solo los de corazón noble se quedan, el resto huye, o se esconde. Porque las tormentas asustan. Lo importante es encontrar la  paz, esa que la encuentras aun en medio del bullicio y de la peor tempestad, porque es una paz individual, tiene sello propio, no es ajena, ni externa.
Y entonces, puedes escribir mil memorias, aunque también las palabras tienen sus limitaciones, y no bastan para poner un nombre a cada sentimiento, que se entremezcla con otro y otro, en una serie turbulenta de sensaciones encontradas y dispares.

Anuncios