“La llama humana”

8316ecffa5912c82380ef86f763cd0d9

Hace poco encontré esta “pieza” de un libro de Eduardo Galeano, y me pareció un hallazgo. Esas palabras con las cuales uno tropieza casi sin darse cuenta, y de forma tan mágica atraviesan el alma dejándola desnuda.  Es tan real, cuando habla de la esencia humana, de esa llama interna, que no se ve a simple vista, que solo despojando al ser vivo de todas sus investiduras adquiridas aparece ese fuego. Por momentos amordazado, y agazapado entre las sombras de nuestras dudas y miedos. Dicen que no hay peor miedo, que el miedo a la vida, a mezclarse entre sus cabellos enredados por el viento, y el vértigo de tenerla frente a frente.

“Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo. A la vuelta contó. Dijo que había contemplado desde arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos. El mundo es eso – reveló– Un montón de gente. Un mar de fueguitos. Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás. No hay dos fueguitos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tanta pasión que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca se enciende”.

El Mundo. El Libro de los Abrazos. Eduardo Galeano.

Ilustración: Pinterest

Anuncios