Archivo del Autor: Sil

Acerca de Sil

Graphic Designer

Instantané

Crecer era un poco morir, en ese intento furioso y desgarrado, de consumir cada gota de la miel de la vida. Dejar de ser pequeño, desde nuestro refugio lejano. Como una sútil hoja que tentada por el viento huye de su árbol nativo hacia nuevos horizontes. Pero la ingrata naturaleza decide que su destino es allí, atada a él, sin poder volver a volar, haciéndose diminuta por el desgaste del tiempo. Crecer era dolor, dolor en los huesos. Una invitación a ser visible, en un mundo invisible para algunos. Crecer era un disfraz, una falsa quimera sobre la libertad. Un sorbo amargo de la más pura realidad. Crecer era una declaración del cuerpo como finito y de la mente, como infinita.

Season Finale

Por esta época las personas comienzan a hacer balances del año que se va. Cuando uno es demasiado joven, a veces resulta fácil hacerlo. En la adultez, parece algo un poco más complicado. Nuestra mente cambia, las sensaciones varían todo el tiempo. El futuro ya no se presenta como una postal lejana e inmóvil, porque entendemos que nosotros ya somos el futuro. Éste encierra todo lo que vivimos. El presente es eso que dibujábamos cuando éramos aún niños sin saber bien en qué personas nos convertiríamos. Tal vez el mejor plan, en este momento, es no hacer planes. Eso no quiere decir dejar de lado los sueños, sino disfrutar del hoy. Los años pasan, y aunque cambiemos físicamente, e inclusive nuestro corazón se vuelva un viejo gruñón, seguiremos creyendo en las mismas cosas. Porque hay algo que no podemos cambiar, aunque suene reiterativo, y es nuestra esencia. Quizás tomemos disfraces prestados, y finjamos que otros tienen razón. Pero al regresar a casa, después de colgar nuestros miedos detrás de la puerta, volveremos a ser nosotros mismos. Y eso es lo mejor que nos puede pasar.