Archivo de la categoría: Escritores

“La llama humana”

8316ecffa5912c82380ef86f763cd0d9

Hace poco encontré esta “pieza” de un libro de Eduardo Galeano, y me pareció un hallazgo. Esas palabras con las cuales uno tropieza casi sin darse cuenta, y de forma tan mágica atraviesan el alma dejándola desnuda.  Es tan real, cuando habla de la esencia humana, de esa llama interna, que no se ve a simple vista, que solo despojando al ser vivo de todas sus investiduras adquiridas aparece ese fuego. Por momentos amordazado, y agazapado entre las sombras de nuestras dudas y miedos. Dicen que no hay peor miedo, que el miedo a la vida, a mezclarse entre sus cabellos enredados por el viento, y el vértigo de tenerla frente a frente.

“Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo. A la vuelta contó. Dijo que había contemplado desde arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos. El mundo es eso – reveló– Un montón de gente. Un mar de fueguitos. Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás. No hay dos fueguitos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tanta pasión que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca se enciende”.

El Mundo. El Libro de los Abrazos. Eduardo Galeano.

Ilustración: Pinterest

Anuncios

“No te detengas”

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar el mundo.
Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.
La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima,
nos enseña,
nos convierte en protagonistas
de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
Tu puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar,
porque en los sueños es libre el hombre.
No caigas en el peor de los errores:
el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes.
Huye.
“Emito mis alaridos por los techos de este mundo”,
dice el poeta.
Valora la belleza de las cosas simples.
Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.
Vívela intensamente,
sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron
de nuestros “poetas muertos”,
te ayudan a caminar por la vida
La sociedad de hoy somos nosotros:
Los “poetas vivos”.
No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas …

Autor: Walt Whitman

Todo está escrito en nuestra memoria

Cuando no existían los medios tecnológicos de comunicación actuales, la tradición y la cultura de los pueblos se transmitían de forma oral. De igual manera llegaban a nuestros oídos siendo muy pequeños. Al crecer, los libros se convertirían en el medio a través del cual podíamos acceder al patrimonio cultural. Ellos nos permiten: crear, imaginar, pensar, y formar nuevas ideas, a partir del legado que otros dejaron impresos dentro de sus hojas. Es por esto que debemos protegerlos para que nunca desaparezcan, y no nos tengamos que convertir en “personas-libros”.

Ilustración: Recuperación del Patrimonio Oral Español

In Memoriam a Ray Bradbury