Archivo de la categoría: Opinión II

L’arbre de vie

Hoy me llamó la atención, la nota de un escritor. La misma versaba sobre la repentina muerte de alguien perteneciente al mundo de la televisión, que aconteció en estos días. Y que a todos nos asombro. No es mi intención dar nombres o describir hechos que son conocidos.
Volviendo a la nota de este escritor, en ella reflexionaba sobre qué nos pasa cuando abordamos el tema de la muerte. Creo que hasta nos cuesta escribir o pronunciar esa palabra.
Cabe aclarar, que tampoco voy a emitir juicios de valor o transcribir su opinión. Porque se trata de expresarnos libremente y respetar las ideas de otras personas.
Solamente quiero traer a este espacio algunos pensamientos que quedaron girando en mi mente. 
Uno se pregunta porque la muerte de alguien que no conocimos personalmente, sino a través de los medios de comunicación, nos conmueve tanto.
Podríamos alegar que porque fue repentina y era una persona muy joven. Pero, además de ello, nos enfrentamos a nuestro destino. En una sociedad donde, como en más de una oportunidad he resaltado, prima la utopía de la eterna juventud, el éxito efímero, y no se le da un lugar privilegiado a la vejez como en otras civilizaciones.
El fantasma de la muerte, de lo finito dentro del infinito, aparecen como conceptos demasiados fuertes para ser asimilados.
Nos acostumbramos a vivir el día a día, que no es algo negativo si uno lo ve desde un determinado punto de vista. Pero sucede que en la cotidianeidad, nos olvidamos de priorizar lo esencial de nuestra existencia, para poder saborear la vida y beberla sorbo a sorbo hasta la ultima gota.
Ello se debe también, a que muchas veces nos creemos “gigantes”, inmunes, intocables..Cuando en realidad, somos pequeños puntos en el espacio, temporales, transitorios, con un cuerpo que se desgasta, que solo es una vestimenta que utiliza el alma.
Pensemos que al igual que una estrella que titila en el cielo, nuestra pequeña luz, esta destinada a apagarse.
Valorar, respetar y cuidar la vida, es la mejor lección que podemos aprender en los tiempos que corren.

Ilustración: Hot n cold by utopic man

Anuncios

Deshumanización

Habiendo tantas luchas en el mundo
por cosas pequeñas, solo estoy aquí, luchando por mi vida,
cual frágil llama de una vela
ante un gigantesco huracán.
Apenas un par de pelos me acompañan,
en esta noche fría que no parece terminar.
Habiendo tantas luchas raras en este mundo, 
 solo estoy aquí,luchando contra la intemperie
en mi humilde caja de cartón.
Mi cuerpo pide a gritos comida, y mi alma una acaricia;
habiendo tantas luchas en el mundo,
solo estoy aquí, mendigando una porción de amor,y una cobija tibia.
No hay grandes esperanzas para este diminuto ser, si la piedad no se hace presente;
habiendo tantas luchas en este mundo, solo estoy aquí,
luchando contra la ignorancia y la indiferencia.
Habiendo tantas luchas en este mundo, solo estoy aquí,
luchando contra el desamparo y contra mi peor enemigo…
la deshumanización
Este pequeño poema, esta dedicado a mi perro Tincho,que en alguna oportunidad, he contado por intermedio de este blog, cómo lo encontramos y en qué condiciones estaba ese momento. Hoy puedo decir,que es un perro sano, fiel, cariñoso,o como me gusta llamarlo, un dulce de leche =), pero sobre todas las cosas es uno más de nuestra flia.
El afecto que te devuelven, esos perritos de la calle, que uno adopta, es tan grande, que pensar que alguien puede querer quitarles la vida, realmente nos estremece.
Actualmente en Neuquén, de acuerdo a una resolución tomada por el consejo deliberante, se podría llegar sacrificar a cientos y cientos de perros,como parte de una “medida sanitaria”, debido a dos casos de leptospirosis.
Las justificaciones que se dan,carecen de todo aval científico y de toda lógica. Más bien, parecen responder a un proceso de deshumanización del hombre, que cada vez se aliena más, pretendiendo destruir a quien a ha sido a largo de la historia su amigo más fiel, el perro…

Más información sobre este tema

Ilustración: Mr. Dark by nilgunkara

Erase una vez…un 25 de mayo de 1810


El 25 de mayo del 2010, será el Bicentenario del Primer Gobierno Patrio. Es inevitable, asociar mentalmente esta fecha con aquella antigua estampa del colegio, donde se visualizaban numerosos paraguas, cintas celestes y blancas; y junto a una espera silenciosa…una frase:”el pueblo quiere saber de qué se trata”. Pero basta con hacer un recorrido por los libros de historia, para descubrir que el término “pueblo”, en ese momento, no incluía a todos los sectores de la sociedad. Algo similar, podría decirse que sucede en la actualidad. Cabe recordar, que siempre detrás de los grandes personajes de la historia han existido “héroes anónimos”, cuyos nombres no aparecen en las portadas de los diarios. Sin embargo, ellos son precisamente lo que escriben nuestra “historia”.Debido a ello, a menudo nos olvidamos de la lucha que libran muchos argentinos todos los días: Por “un trabajo digno”, que permita reducir el desempleo, la desigualdad social, y que posibilite a todo individuo a acceder a los bienes culturales, y a una vivienda. Por una educación integradora,”con igualdad de oportunidades reales” , que renueve sus contenidos de enseñanza, y reestructuré las instituciones, permitiendo así, a toda persona “sin distinción alguna”, poder ingresar al Sistema Educativo y permanecer en el mismo. En la Era Digital, seguimos atrasados más de 200 años, en nuestra escala de valores, me pregunto ¿existe hay algún motivo para festejar? Pero, no caigamos en una visión pesimista, y dejemos que una luz de esperanza nos invada, para creer que alguien, alguna vez alzará por nosotros nuestra bandera en alto. Porque “el patriotismo” no se circunscribe solamente a una fecha en particular, tenemos que día a día defender y cuidar nuestro “suelo”.Por ahora, seguiremos esperando…nuestro “Primer Gobierno Patrio”.

Ilustración: Under_construction by Milovandepol
Edición de imagen:La Musa Adormecida

Subsidiar la infancia

He leído comentarios opuestos, y sin sentido, en el relación al subsidio que brinda el Estado a la niñez.
Desde frases, como: “hay que invertir ese dinero en universidades y escuelas”, “a los pobres les agrada ser pobres”
Condenar la pobreza, es un signo de ignorancia y un claro rechazo a ver una cruda realidad
Nadie es feliz sabiendo que no “vive”, sino “sobrevive” todos los días, que no le puede brindar un futuro mejor a sus hijos, que debe luchar contra el desempleo, y que ha quedado fuera de un “sistema macabro”.
Subsidiar no conduce a remediar,sin embargo, es una ayuda para quienes no cuentan con recursos económicos para llevar adelante un hogar con hijos.
Pero no es la solución a la pobreza, ni a la desigualdad social.
Desgraciadamente existen personas, que desde su desconocimiento y prejuicio, tildan al pobre, con estigmas como “vago”, “desagradecido”, “aprovechador”…etc
Estos rótulos lo único que logran, es sumergir a la persona de bajos recursos en la marginación absoluta.
Sin saber que la mayoría de los individuos pertenecientes a sectores indigentes, reclaman por un trabajo digno, antes que por un plan de bienestar social.
Si bien, es cierto que se debe invertir en la educación, también es justificable hacerlo en favor de los que menos tienen.
Además, la educación es un derecho humano, y no el privilegio de unos pocos.
La generación de fuentes de empleo, es quizás el puntapié inicial que nos falta, para que haya movilidad social, e igualdad de oportunidades.
Tal vez, esa sea la mejor manera de subsidiar la infancia de quienes se encuentran más desprotegidos. Es salvarlos del abandono social, y permitirles el acceso a los bienes culturales, a la información y a una formación.Ilustración: Karen Hill Tribe 1 By SimonLarbalestier

Con los pies descalzos: Sin educación no hay progreso posible

“Solo se progresa a través del estudio y la formación”

Es una frase para pensar, y que encierra una gran verdad difícil de transmitir.
En el anterior post, nos referimos a cambiar el concepto del éxito asociado a lo superficial, y a lo inmediato.
Sin embargo, poder darle un giro diferente, implica sortear los obstáculos que nos imponen las imágenes disparadoras, provenientes de los medios de comunicación,que proclaman a toda voz “el triunfo efímero”,y sin esfuerzo.
Plantear que solo se logra el éxito de la mano de la educación, es la clave para transformar el futuro de un país.
Por ello, debemos orientar a los jóvenes, en la búsqueda de una vocación u oficio. Derribando viejos mitos, como el hecho de no concluir una carrera es sinónimo de fracasar.
Vivimos en un mundo cambiante, y nosotros mismos somos seres que constantemente nos redefinimos.
La elección de un camino, puede ser definitoria en algunos casos, pero no en la mayoría.
La vocación a veces es un rompecabezas, que se van construyendo a partir de transitar por varios senderos.
Hoy en día el abanico de oportunidades es amplio, podemos optar por diversas carreras, tanto universitarias como terciarias.
Dentro de las primeras, encontramos algunas a las que podríamos llamar “tradicionales”, que han adquirido mayor preponderancia, por los significados que ellas encierran: seguridad economía, estabilidad laboral,…etc.
Pero existen otras, tal vez no tan conocidas, con las cuales también se puede acceder a una rápida salida laboral.
Lo importante es saber que en este terreno: “la primera opción no siempre es la que cuenta”, y que podemos equivocarnos.
Vislumbrar la pasión o las pasiones que se debaten en nuestro interior, es un aprendizaje, que debe ir acompañado de muchos cambios, que atañen a la enseñanza.
Debemos hallar la forma, para que todo lo aprendido no quede
en el olvido o sea clausurado.
Escuché, en un programa de televisión(“Argentina para Armar”), algo muy interesante para resaltar, que es la posibilidad de que existiera una certificación de los conocimientos o estudios intermedios,que uno adquirió en su paso, ya sea por una universidad o por una institución, sin haber finalizado los mismos.
El no haber alcanzado a culminar una carrera, no significa que no hayamos asimilado saberes en transcurso de esta, y que podemos aplicarlos en un trabajo.
De eso se trata, de abrir caminos, en una sociedad, en la cual hay miles de jóvenes entre 14 y 24 años, que ni trabajan ni estudian, donde la figura del docente aparece desvalorizada, y la educación media presentan muchas falencias, que dificultan la correcta transición desde el secundario hacia la universidad.
Recordemos que sin educación caminamos a oscuras y con los pies descalzos.

Ilustración:Dunite en unite principe By BenoitPaille

"I robot"

Hoy en día, existen muchos saberes pero poca sabiduría. La compilación de saberes no implica conocimiento. La sabiduría es saber aplicar nuestro conocimiento al mundo que nos rodea.

La educación enmarcada dentro del cuerpo de la tecnología, sin una arista cargada de valores humanos, se convierte en una educación “autista”.

Tal vez podamos confundirnos, y creer que una enseñanza con una mirada absolutista sobre la informática, las redes sociales y la tecnología, es un paso en la escala evolutiva, con vista a un futuro mejor.
Pero, la precariedad de valores, de principios, y el vacío de metas en la juventud, nos hace pensar en una educación más integradora.
No debemos tener una sola mirada sobre el saber sino una conjunción de ellas.
Mejorar nuestra sociedad, implica algo más que una acumulación de saberes.
Es cambiar el concepto del éxito circunscrito meramente a lo superficial, y banal, por la idea de que el esfuerzo, la voluntad y la perseverancia en el logro de objetivos, nos conducen a un enriquecimiento y a una valoración de nosotros mismos como personas integras.
La instauración de la violencia en nuestra comunidad, en todas sus dimensiones, es un motivo más que valedero, para pensar en educar a las generaciones futuras, en la práctica de valores tales como: el respeto por los derechos del otro, la solidaridad y la tolerancia.
Es la diferencia entre humanizar o “robotizar” la enseñanza.

Ilustración: Hope by justinblackphotos