Archivo de la categoría: Sociedad y Cultura

Al revés del derecho:

La Salud del Porvenir
En un extremo encontramos, a quienes deciden clausurar su deseo, frente la satisfacción de incorporar aquello que se les presenta como asequible. En otro, están quienes deben anular, a la fuerza, su deseo ante la ausencia de una satisfacción inmediata o nula.
Alimentarse sanamente o simplemente alimentarse, tiene para muchos un alto costo.Vivimos en una sociedad llena de contradicciones. Subsisten en ella, dos problemas sociales y paradójicos en su esencia. Por un lado, el culto a la delgadez extrema, propiciado por la publicidad invasiva y la industria de la moda, que incentiva a los fantasmas de la bulimia y anorexia, que deambulan en un mercado sin control y con leyes “difusas”.

Por otro, se encuentra su contracara, “la desnutrición crónica” un vocablo que deberíamos poder desterrar. Nuestro cuerpo necesita nutrientes necesarios para crecer y tener un desarrollo físico y mental saludable. Cuando ello no sucede, el crecimiento de un niño se detiene, al igual que su intelecto, y su esperanza de vida se reduce.

El remedio no se halla detrás de “cajas de alimentos”, o donaciones, destinadas a sectores donde la desnutrición, es moneda corriente. Es necesario soluciones sustentables, como la generación de fuentes de trabajo, que posibiliten un cambio de vida.

Este es el revés de un derecho, el de la salud, que junto a la educación, permanecen en penumbras para ciertas zonas de nuestra población.
“Todo niño tiene derecho a crecer, a desarrollarse en buena salud y a recibir educación”.

Una alimentación deficiente, impide de forma irreversible, la evolución de la capacidad intelectual, emocional y social. En este escenario, no es posible ningún aprendizaje.
Los niños son el futuro, desprotegerlos es descuidar la salud de nuestro porvenir.

Ilustración: Soul Gaze By Harivode

Anuncios

Vuelo hacia el futuro

Desde tiempos remotos el hombre han intentado imaginarse el futuro, ya sea a través del arte o el cine; visualizando mentalmente viajes en autos que vuelan, casa manejadas por computadoras, y robots inteligentes con emociones humanas.
Pero, sin bien la tecnología a avanzado a pasos agigantados, nos hemos llegado a tener una civilización tan evolucionada, en la cual haya un robot multifuncional para cada hogar =)
El hombre ha dado muestras de su inteligencia y creatividad, sin embargo, creo, que la evolución de las sociedades, transciende más allá de los límites de la tecnología.
Hemos descuidado, algo básico y primordial, que es el valor humano, en ese aspecto, aun conservamos ciertos rasgos primitivos, como residuos de antiguas civilizaciones. Sería bueno, no lo olvidarnos de él, para subir un escalón más en la escala de la evolución humana.

Es beneficioso, hacer proyecciones mirando hacia adelante, como las inherentes al cuidado de nuestros recursos naturales, sin olvidar que, como algunos dicen:”el futuro es ahora”.

Ilustración: City mad By Morskaya

Los caminos hacia "la cultura de la pobreza"

Para poder transitar de una situación desfavorable a otra más óptima,ya sea en el terreno laboral o social, algo debe cambiar. Tal vez un cambio de actitud, facilita que nuevas puertas se abran ante nuestros ojos. Pero, a veces con ello solo no basta. La educación es una de las vías, mediante las cuales un individuo puede acceder: a la formación de un pensamiento crítico, a la información, a ingresar al sistema laboral, a participar dentro de la sociedad, a la libertad de expresarse y decidir. Cuando los accesos a la educación, se restringen,o se la trata de categorizar y limitar, ciertos sectores de la población quedan al margen. Contar con saberes universales, sociales, culturales,y conceptuales, nos brinda la capacidad de elegir, opinar,y hacer valer nuestros derechos. La ignorancia nos deja a oscuras, forzándonos a ser esclavos de nuestras propias limitaciones, coartando la libertad individual y generando tensiones,como así también, la inmovilidad o falta de apertura dentro del sistema social. La respuesta ante esta marginación,como un modo de vida, es una subcultura o “cultura de la pobreza” (denominada así, dentro del campo de la antropología). La educación es un derecho que tiene todo individuo,por lo tanto, no debe convertirse en un privilegio de algunos pocos. No se puede cortar las alas, a quienes desean una evolución en sus vidas.
Ilustración: Derecho a Educación By Yonosoytu

La libertad entre rejas

Recibimos en el seno familiar un “instructivo” que podríamos denominarlo: “el libro de la ética, la moral y las buenas costumbres”. El mismo, nos habla de lo que debemos o no hacer, del respeto, y de las reglas que subyacen a una buena educación, en síntesis,ese folleto de normas, nos permite insertarnos en la sociedad. Pero, este en ocasiones, se desdibuja frente a una realidad, provista de niveles de violencia, intolerancia, y falta de valores.
Hace un tiempo, veíamos a través de los medios de comunicación, adolescentes con cierto grado de violencia, la cual era proyectada entre sus pares. Hoy podemos decir que abrimos una nueva página, acerca de la agresividad impregnada en los más jóvenes.
El aula, se ha convertido en el escenario de hechos insólitos, por llamarlos de algún modo. Por intermedio de los celulares, se graban escenas donde se le falta el respeto a los profesores, en el transcurso de la clase, que generan indignación. Y nuevamente,empezamos revisar la cadena de responsabilidades,sin lograr llegar a buen puerto.
La figura de la autoridad, pareciera desformarse, a tal punto, que se halla cada vez menos visible. No hay jerarquías, no hay valores, y por lo tanto,ya no hay respeto.
Educar sobre la base de la libertad, no significa abusar de ella o tergiversarla. Sin reglas o normas que enmarquen la educación dentro de una institución, la hace poco susceptible de sobrevivir a esta dura realidad.
Siempre se habla, de invertir más en la educación, y es correcto el planteo. Pero, a la par hay que mejorar la calidad y los contenidos de la misma. Debemos crear programas, y redes de contención para que todos los jóvenes puedan insertarse en el sistema. Hay que prever y anticiparnos, a los posibles conflictos, que se presenten como desviaciones a las normas que respaldan el buen desenvolvimiento de la enseñanza.Para ello,será necesario tener a mano soluciones sustentables; incentivar la participación de la familia; y trabajar en conjunto con profesionales idóneos, que colaboren con el docente, a instaurar un ámbito armónico y factible para una educación mejor.
Esta última, debe promover la autonomía, y la responsabilidad en los jóvenes, porque de eso se trata la verdadera libertad.

Ilustración: Ornithophobia II By Larafarie

"Se dice de mí"

La comunicación humana es meramente compleja,cierto es que, en más de una oportunidad las palabras son generadoras de malentendidos de todo tipo. Pero, con los avances tecnológicos, estas se digitalizaron,a tal punto,que la culpabilidad de los entredichos la adquirió un botón,nada menos,no? Cuántas veces oprimimos enter por error, y ello desató un sinfín de consecuencias. Ese mail que te arrepentiste de escribir o te confundiste con el destinatario del mismo. O querías agregar a alguien a tu lista de amigos en tu mensajero,y en vez de eso, lo bloqueaste para contactarse con vos.
Evidentemente, la tecnología ha provocado un giro en los problemas comunicacionales, los mails, los mensajes de textos, son ahora los portadores de nuestras palabras.
Las interpretaciones puede ser variadas, cuando nuestro discurso se instala en el mundo virtual, un punto o una coma, puede confundir al lector acerca del sentido del mismo.
Como verán, las interferencias ya no son exclusivas de una conversación cotidiana, han advenido a nuevo territorio, donde un enter apresurado podría provocar efectos no deseados, “que no hablarían bien” de nosotros =)

Ilustración:C Ct By Gnato

Génome femelle

Quizás esté escrito en el cuerpo, o en los genes de la mujer el hecho de que no podamos escapar de las redes de la moda, sin bien no compramos todo lo que promocionan las nuevas tendencias,nos sentimos atraídas por algunas de ellas. Sin embargo,no somos esclavas de la moda, tratamos de diferenciarnos, buscando nuestro propio estilo y eligiendo sabiamente, del abanico de sus productos, aquellos que nos provocan una sensación de bienestar o placer.Hay algo que ya es una cuestión de género, que es la atracción por los accesorios. Se podría definir con una
frase: “Mi reino por un bolso”.Aunque poseamos bajo nuestra custodia, más de diez de ellos, siempre compramos uno más, aquél que hoy es “el grito de la moda”.Entonces escuchamos decir a nuestro esposo: “no tenés suficientes bolsos..?” Y una pone “cara de perro batata” con una mezcla de asombro,fingiendo no saber de qué está hablando. No hay que reciclar ninguno de los de aquellos que alojemos en el placard,todos sirven, y para distintas ocasiones.En un tiempo, no muy lejano, se usa esa especie de micro cartera, ideal para las más jovencitas. Actualmente, cuando uno sale a la calle, puede ver una variedad de carteras y bolsos, estos últimos no son exclusividad nuestra. Se usan aquellos que se
cuelgan o cruzan, grandes y de todos los colores. Hoy en día, no importa sino contamos con zapatos en el mismo tono que nuestro bolso o cartera, ya no es necesario que combinen. Ello, nos permite disponer de una gran variedad de colores vivos. Obviamente, siempre existe el negro, que como algunos dice, nunca pasa de moda. A mí, particularmente, me gusta el rosado, el lila, el verde, entre otros.Y si de accesorios hablamos, los cintos volvieron a aparecer en escena, sobre grandes polerones, escotados o con grandes cuellos.
Lo fundamental, es que elijamos aquello que más nos agrade para vernos bien y cómodas, sin importar si está a la vanguardia o no =)

Ilustración:Miss poppy smokes by littlemissfreak

"Filosofía Barata" y…esa caja no tan boba llamada TV

En la televisión actual, se asoman distintas categorías tales como: ficción, cultura, información,y popularismo. Esta última, es el más expandida en la pantalla, se basa en poner sobre relieve,programas que exponen cualquier suceso o hecho “televisivo”, sin importa que si es ético o no, que provoque una reacción “favorable” en el público,tal que éste lo consuma, y de esta forma se acrecienten los niveles de audiencia.
La tele, así la denominamos, no se basa en ninguna moral o ética posible. Es básicamente entretenimiento e información. Esas son las funciones, que nosotros le adjudicamos a esta “caja boba”,que no nos alimenta, ni educa.
Nos informamos a través de los noticieros, que temprano a la mañana, nos advierte con qué nos vamos a encontrar al salir a la calle, al brindarnos una panorama actual, político, social y cultural del mundo.
Cierto es, nos guste o no la televisión actual, que existe un término que resume todo nuestro accionar sobre ella, que es “zapping”. Tenemos la posibilidad de elegir que queremos ver, existen programas que tal vez, no están en los canales más populares, sin embargo,brindan notas de interés, educativas,y muestran otras realidades.
Pero, no debemos confundirnos, la educación atraviesa otros ejes más importantes, como la flia y la escuela, es allí donde hay que buscarla verdaderamente.
Alegar que la TV, debe educar, estaríamos cometiendo un error, por lo dicho anteriormente, y porque no es su responsabilidad.
Los programas de ficción o entretenimiento populares, tienen como finalidad precisamente entretener, alejarnos por una o más horas, de la realidad que nos rodea. Necesitamos desenchufarnos de nuestros problemas cotidianos, para continuar con nuestra rutina al día siguiente.
Si lo pensamos desde otra perspectiva más amplia, podemos quitarle la culpabilidad de la falta de diálogo en el ámbito familiar, a la televisión.
Muchas veces, en el seno familiar, nos encontramos reflexionando sobre temas actuales que surgen de la “pantalla chica”.La buena comunicación, el respeto, los valores, parten de nosotros, somos transmisores y emisarios de los mismos.
Esa “caja” que no es tan boba, si la sabemos utilizar para el fin que se ha destinado, es solo eso, “filosofía barata”.Creo que los televidentes, sobrepasamos ese concepto, como seres pensantes, que tenemos la capacidad de elegir.
No tratamos aquí de colocar bajo la lupa la televisión o enjuiciarla, porque esta ocupa un lugar importante en nuestras vidas, el tema es tener en claro cuál es el mismo.