Season Finale

Por esta época las personas comienzan a hacer balances del año que se va. Cuando uno es demasiado joven, a veces resulta fácil hacerlo. En la adultez, parece algo un poco más complicado. Nuestra mente cambia, las sensaciones varían todo el tiempo. El futuro ya no se presenta como una postal lejana e inmóvil, porque entendemos que nosotros ya somos el futuro. Éste encierra todo lo que vivimos. El presente es eso que dibujábamos cuando éramos aún niños sin saber bien en qué personas nos convertiríamos. Tal vez el mejor plan, en este momento, es no hacer planes. Eso no quiere decir dejar de lado los sueños, sino disfrutar del hoy. Los años pasan, y aunque cambiemos físicamente, e inclusive nuestro corazón se vuelva un viejo gruñón, seguiremos creyendo en las mismas cosas. Porque hay algo que no podemos cambiar, aunque suene reiterativo, y es nuestra esencia. Quizás tomemos disfraces prestados, y finjamos que otros tienen razón. Pero al regresar a casa, después de colgar nuestros miedos detrás de la puerta, volveremos a ser nosotros mismos. Y eso es lo mejor que nos puede pasar.

Anuncios

Subtilité

Sentir que por cada cana que nace entre mis cabellos, una promesa se devora el viento. Sentir que cada vez que sueño, envejezco un poco más que ayer. Pero a la vez sigo viva.

Catharsis

Por qué retorcer mi pensamiento a migajas simplemente por ser opuesto a lo que otros piensan. Qué sentido tiene amoldar los sentimientos, o calibrar las ideas a las de los demás, para sentirnos un poco mejor, más “adaptados”, y menos intolerantes. Pero en esencia seguimos siendo los mismos, gritando de forma silenciosa y desesperada nuestros principios. Congelar un momento para que la claridad se haga presente, y saber que los sueños son esos, vaga espuma en nuestra cabeza, y no alfileres oxidados de esperanzas. Que los malos se hunden en el olvido y que los buenos propulsan por salir. Y al finalizar el día encontrarle el sentido a todo este proceso, cuando una idea positiva barre todas las demás. Entonces, el corazón respira y vuelve latir.